30/6/18

El amarillo

[Publicado originalmente en Marabunta, el 10 de junio de 2018 en http://www.revistamarabunta.com/2018/06/10/el-amarillo/ [consultado el 30 de junio de 2018]

Puedes preguntarle a cualquier chico de la cuadra, nadie se mete con el Amarillo. Ese tipo está zafado, completamente ajeno a ti o a mí; no dice absolutamente nada, no titubea, sólo se mueve rápido como un rayo y ¡pum! te tumba, directito al suelo o al hospital o a la morgue, depende de qué tan bravo esté ese día o de qué le hayas hecho. Acá ya se ha echado, al menos, a cuatro; todos indigentes, drogadictos que quisieron bajarle unas monedas.

¿El Amarillo? Sí, lo conozco, ¡quién no! El hijo de la chingada es un cabrón en serio. Eso sí, respeta a los vecinos, ¡faltaba más! Nunca se ha metido con nadie de acá, no es que el muchacho busque problemas, pero sabe defenderse (como todos, pues).

Una vez, el Amarillo bajó a un asaltante de un camión. Dice que se levantó de su asiento, lo topó de frente, le quitó la pistola y lo bajó de la micro a punta de cachazos. Ahora, siempre carga la fusca a todos lados por si las dudas. La vecindad lo ve como una especie de héroe, pero a mí me da miedo. La otra vez cachó a su hermanita escondida con un compañero de la escuela, atrás de las bombas, seguro se estaban dando sus arrumacos. El tipo, todo tranquilo agarró al chavito del pescuezo y lo sacó de allí. El morro intentó decir algo para defenderse, aclarar que sí quería a la Rosita, pero el Amarillo lo calló al momento. Sacó la pistola, cortó cartucho y apuntó al chamaco. El pobre Santiago hasta se orinó de miedo, desde entonces le decimos el Chistorra.

No me gustaría vivir en el mismo edificio que ese chaval, ni siquiera en la misma vecindad, ¿sabes? Es un escuincle, pero es de cuidado. Lo puedes ver en los ojos. Tiene ojos malos, con una furia escondida detrás de esa indiferencia. Son túneles cuya única luz al final es la de una explosión y ¡aguas! porque ese fuego sí te alcanza. Yo no sé a qué se dedica, pero siempre trae cosas bonitas, ¿entiendes? Se ve que va de aquí para allá, peinado, bañado y arregladito, pero no lo ves de traje, no lo ves salir temprano, ni regresar tarde. Siempre se ve con la misma pinche cara de maldito. ¿Usted qué hace buscando a ese señor? Mejor no se meta en problemas, ¿sí?

¡Ni me menciones a ese hijo de puta! El pendejo se piensa que puede venir a chingar la madre cada que quiere, pero está muy equivocado. Un día de estos lo van a bajar, igualito que él hace con los nuestros. Se la está buscando y la va a encontrar.

El Amarillo. Lo odio.

25/5/18

A veces


A veces en gustaría ser menos listo
¿sabés?
No darme cuenta de lo que pasa
ni preguntar por qué diablos ocurrió
Tal vez
si fuera menos listo
cometería menos errores
me involucraría menos

Quizá eso querés,
Alguien que se involucre menos
de una forma diferente
Que no ande chingando la madre cada dos por tres
Que no se ponga triste
Que no tema perderte

Quizá querés que uno no se de cuenta
Pero me doy cuenta
Y no soy de los que ignoran
ni de los que huyen

Quizá necesitás alguien que te ame de otra forma
Que no sacrifique todo
Con menos demonios y defectos

Quizá
Simplemente pasa
Que necesitás que no sea yo

Y dirás que no
Que hablo pendejadas
Aunque bien sabés que es verdad

27/4/18

Entrevista de trabajo


Llena la solicitud. El perfil preciso no es relevante, sólo importa cuán capaz es de poder variarse en un mismo entorno, de encajar en la zona asignada, de estar completamente seguro de la logística para la movilidad del cuerpo junto con todos aquellos armatostes que deban ser trasladados. Sin embargo, si llegas a contrariar el platonismo lacónico del arquetipo solicitado posiblemente termines en las calderas como leña –de ser así tu familia recibirá tu sueldo, incluso aquella paga vacacional, hasta que piel, cabello, órganos y huesos no sean más que energía, humo, cenizas y recuerdos– pero aún es pronto para concientizar acerca del tema: no error, no hoguera, ¿entiendes?
¿Qué pasa? Veo temor en tus pupilas. ¡No tiembles! Yo no me encargo de corregir los desperfectos, sólo recluto personal, informo a los interesados de las políticas de trabajo, firmo algunos documentos, puro papeleo. ¿Qué ves? ¡Oh! ¡El látigo! No te preocupes. Es mero fetiche coleccionista: vale millones acá arriba. Sí, es ese mismo látigo que piensas. No tengas miedo. No somos tan primitivos. No lastimamos inocentes. Se han empezado a mover las cadenas de tu silla. Será mejor que calmes tu ritmo cardiaco, esa cosa es como un animal, percibe las emociones que destrozan tus nervios; las deglute como bocadillo, luego te despoja de todo recuerdo y, nuevamente, sólo quedan piel, cabello, órganos y huesos, que van a parar al fuego para quedar reducidos en... bueno, ya sabes –por cierto, no hay paga si no has firmado el contrato; por el color de tu cara, además del ligero goteo de tu sangre sobre el suelo debido a la contracción de los eslabones, te recomendaría que, aunque fuese con la boca, hagas algún garabato sobre el papel; eso o calmarte– .

Bien, comienzas hoy mismo, si la silla te suelta. Por cierto, te recomendaría apresurarte, porque al jefe no le gustan los holgazanes ni los pretextos, por eso él mismo aplica los correctivos, da las pláticas motivacionales, todas aquellas pantomimas útiles para mantenerlos trabajando felices.

27/3/18

"Somos amantes"


“Somos amantes”
Me lo decís con una honestidad bruta
y una sencillez barbárica
que sólo pueden existir entre dos buenos amigos.
Soltás la frasecita esperando noséqué
Un regaño o una felicitación
Es comprensible
Esperás que reaccione como lo que se supone que somos:
dos personas que jamás se han tomado de la mano
que nunca han unido sus labios
que no piensan en la desnudez del otro
Pero no sé qué decirte
No sé qué reacción en realidad esperás
Sólo sé que debe ser una que no me delate
Y callo
Una mirada. Un desconcierto. Una duda. Un silencio
Pienso que no decir nada es mi mejor escondite
Pero en el fondo implica lo mismo
La ausencia de señal también es una señal
Y seguramente ahora ya imaginás lo que se consuma en mi epidermis

27/2/18

Crónica del primer PPTQ que hago las cosas bien... casi :v


Durante la Mega XP que se realizó en ExpoReforma el fin de semana pasado (24 y 25 de febrero del 2018), se llevaron a cabo tres PPTQ (Preliminary Pro Tour Qualifiers) para Dominaria: uno por parte de Imp Hobbies (formato mazo sellado); otro, de Gamesmart (Standard) y el último, de Scions of the Souls (Standard). Aunque tenía pensado ir a los torneos de Gamesmart y Scions, porque se realizaban sábado y domingo respectivamente, decidí únicamente registrarme al último debido a que consideré que jugar dos torneos altamente competitivos sería un suicidio. Hoy, lunes 26 de febrero, mientras escribo esto en el trabajo, me doy cuenta de que tenía razón: después de un PPTQ, el jugador promedio necesita vacaciones.
El PPTQ tuvo una concurrencia de 72 jugadores, por lo que se jugaron 7 rondas (pareo suizo) y los mejores 8 pasaron a la fase de eliminatorias. Llevé un Grixis control, un arquetipo base con algunas modificaciones propias tanto en el mazo principal como en el banquillo.

Ronda 1: Grixis vs. Dinosaurios (1-2)
Este arquetipo lo tenía más que testeado, pero perdí por un error que cometí en el tercer juego. Durante el primer juego, mi oponente arrasó conmigo con un Carnage Tyrant. Durante el segundo juego, pude detener su rampa de maná, le limpié la mesa con una hora de la devastación y Nicol Bolas le quitó el Carnage Tyrant a mi favor. Durante el tercer juego, en mi tercer turno, en vez de jugar un Doomfall que pudo haberle quitado de la mano ese dinosaurio, jugué tierra girada y pasé. En su cuarto turno jugó un dinosaurio lo suficientemente grande como para hacerme daño letal en tres golpes. Bajé Chandra, pero ya era inútil

Ronda 2: Grixis vs G/W Gatos (2-1)
Un fun deck que resultó bastante competitivo por los gatos 1/1 con double strike que se eternalizan. Perdí el primer juego porque no conocía muy bien la dinámica de ese mazo. Para el segundo juego, incluí un Sweltering Suns, Gonti y The Scorpion God para tener masa suficiente que detuviera a los gatitos. Mi oponente se quedó trabado en tres tierras, ninguna verde; por lo que aproveché para jugar a Gonti en cuarto turno, vi que sólo venía una tierra, dos creaturas y una Reclusión de Ixalan, me quedé con esta última por si acaso. Al siguiente turno mi oponente jugó Pride Soverreing y pasó. Jugué la reclusión de Ixalan. Alcanzó a llenar una vez la mesa con varias creaturas, pero los Sweltering hicieron su trabajo y el Dios escarabajo aseguró la victoria al quitarle sus gatos. El tercer juego fue bastante similar al segundo. Mi oponente se fue Mulligan a cinco y empezó sin fuente de maná verde, lo cual aproveché para tratar de acelerarme y jugar un tanto más agresivo con los Glorybringer.

Ronda 3: Grixis vs Monogreen Merfolks (2-0)
Aquí empezó mi racha ganadora. Comencé con una mano completamente de removal barato porque esperaba un monored, pero cuando vi que mi adversario jugaba un bosque, respiré un poco. En turno dos jugó un merfolk 2/1 que explora, lo dejé entrar al campo y respondí con un fatal push mientras la habilidad de la creatura estaba en el stack. Mi oponente pareció sorprenderse de que alguien le respondiera así. Intentó nuevamente bajar bichos baratos, pero yo tenía los tres fatal push en mano. Obtuve tiempo suficiente para llegar a turno 5 con vida intacta y llamar al Dios escarabajo. Cuando lo vio, mi oponente cedió el juego y nos fuimos al segundo. Nuevamente, la suerte me acompañaba. Mi adversario se fue mulligan a 5 y se quedó con sólo una tierra. No perdoné. Jugué lo más aggro que pude y un par de Glorybringers hicieron el trabajo.

Ronda 4: Grixis vs UB Control (2-0)
El cuasimirror match y el juego donde vi que podría ser mi noche. Este juego me desagradó particularmente por mi oponente. Sus comentarios parecían de alguien enojado por perder y en un tono tan déspota que casi me saca de mis casillas: “para qué tener counters en la mano si los puedes topdeckear”, “con tantos counters, ¿cómo piensas ganarle al monored?”, “la siguiente ronda te toca un monored, pierdes; vuelves a jugar contra control, ganas; vuelves a jugar contra monored, pierdes y el torneo se acabó para los dos”, “ves una montaña, boomat y concedes, ¿no?” y “mientras no te toque el deck más jugado del formato…”.
El primer juego fue el típico “land drop-vas” durante diez turnos. Como ya sé que los jugadores de control suelen ser muy pacientes, le lancé un anzuelo y lo mordió. Jugué En busca de Azcanta y lanzó el primer counter. Se atrevió a jugar algo más y lo contrarresté. Así sucesivamente hasta que logré dejarlo completamente girado y entre Nicol Bolas, un Dios escarabajo y un Glorybringer (no simultáneos porque lograba sacarlos del campo), gané el primer juego.
Para el segundo juego reforcé mi base de counters y agregué otra creatura que nadie espera en el arquetipo: agregué 3 Negates y el dios escorpión y eliminé los fatal push y el sweltering suns. Los negates sirvieron a la perfección, gané un par de encuentros de counters contra counters, incluso aunque me aplicó un duress en turno uno que eliminó a mi Nicol Bolas. El dios escorpión no vio luz y la victoria se la llevaron los titanes azules y los Glorybringer, gracias a que siempre pude jalar del deck un par de counters cuando aceleraba mis robos con glimmer of genius o supreme will.

Ronda 5: Grixis vs GB Energy (2-0)
Me tocó jugar contra un compañero de FNMs en la tienda donde soy parroquiano. El viernes anterior había jugado contra él y había perdido estrepitosamente, pero hoy llevaba un deck modificado según una lista que me había dignado a ignorar y con algunos añadidos que podían sorprender en el torneo.
El primer juego fue difícil. Logré quitarme las creaturas más peligrosas para mi deck: aquellas que le facilitaban robar cartas y las que me podían hacer a sus creaturas aún más grandes que las mías. Resultó fundamental quitar del campo a la Winding Constrictor cuando ésta bajaba en los primeros turnos y deshacerme a las Glint-Sleeve Siphoner tan pronto la veía. Debo admitir que escuché a un par de jugadores hablando respecto al match GB Energy vs. Control: “no bajes la Walkin Ballista en los primeros turnos porque se la pueden llevar fácilmente, además no hace tanto daño”. Mi oponente hizo lo contario y saqué ventaja de esa información: en efecto, la Ballista encajaba daños de uno en uno, pero nada preocupante mientras llegaban otros removal o creaturas más grandes. La dupla Nicol-Chandra le hicieron conceder ese juego.
En el segundo juego, nuevamente inicié con suerte. Mi oponente se fue mulligan a cinco y se quedó sin fuente de maná verde (al menos una que no le consumiera tanta vida). Aproveché para traer al campo un Torrential Gearhulk, y el par de Glorybringers. No pudo levantarse de eso.

Ronda 6: Grixis vs Monored (2-0)
El match más temido de la noche. Conocía a mi oponente de encuentros que tuvimos en torneos de formato moderno. Inicié yo con Fetid pools y pasé. Mi oponente echó toda la carne al asador desde el principio. Desierto que hace un daño, Boomat, ataque, vas. Traté de jugar mi removal y mis counters de la manera más inteligente posible. No me importó que reventara el Boomat y se hiciera de una mano nueva. Logré bajar al dios escarabajo en quinto turno y cedió el primer juego (yo tenía más de 9 puntos de vida).
Para el segundo juego incluí al dios escorpión, un sweltering suns, eliminé la hora de la devastación y un counter del main. Nuevamente la suerte estaba de mi lado. Mi oponente se quedó varado varios turnos con dos tierras incoloras y sólo una montaña. Aunque logró reducirme a 2 puntos de vida (él estaba debajo de los 15 y yo ya tenía dominio de campo para meter daño letal gracias al dios escarabajo y los tokens de Liliana), le gané porque su Ahn-Crop Crasher le dio un objetivo legal a mi Vraska’s Contempt cuando intentó lanzarme un lightning strike directo (por poco dejo pasar ese daño, pero vi que estaba justo en el rango de daño letal para ese hechizo y, de todos modos, iba a lanzar el desprecio de Vraska para hacer daño letal). Cuando mostré el removal gana-vida, mi oponente extendió la mano y concedió. Yo sólo pude soltar un grito de alivio (había acumulado demasiado estrés en esa ronda). Se notaba frustrado, lo entiendo, se supone que un match versus control debía ser un juego ganado fácilmente y terminó perdiéndolo.
Afortunadamente me centré en testear contra monored, precisamente por lo que había comentado mi adversario de la ronda 4: es el deck más jugado del formato. Pero eso hizo que me costara el Top 8.

Ronda 7: Grixis vs Mardu Vehicles
El haber dedicado más tiempo al match contra monorojo (y el hecho de que nadie en la tienda jugara este arquetipo) me hizo pasar por alto los vehículos. Técnicamente, con un empate yo pasaba a la siguiente ronda, pero mi oponente quedaba fuera, por lo que tuvimos que jugar el match. Cuando vi al Toolcraft Exemplar sudé frío. Perdí catastróficamente el primer juego y se me escapó un “el único arquetipo contra el que no hice testing”, un amigo respondió con un burlón “se notó un poquito”. Como ni siquiera sabía qué utilizar del sideboard, lo hice un tanto a ciegas y perdí el segundo juego, lo cual me mandó de un nada despreciable quinto lugar, hasta la posición 12 y quedé fuera del Top.

Conclusión y reflexiones
Grixis es un arquetipo bastante divertido. Las modificaciones que incluí, hicieron los matches más amenos porque traía un poco de flavor funcional (Dios escorpión y Nicol Bolas; incluso mi primer oponente se alegró al ver un Nicol Bolas en el campo, aunque le quité el Carnage Tyrant, la mesa se ve muy bonita con el dios escorpión y el dios escarabajo codo a codo amenazando al oponente, y otro colega revisó mi mazo y al ver que de algunas cartas sólo incluía una o dos copias –mayoritariamente tres y nunca cuatro–, se sorprendió de lo “osado” de mi baraja). Resultó muy útil testear diferentes cosas, algunas descabelladas, en los FNM, desde mini-inclusiones de combo (Torment of Hailfire y Cut//Ribbons) hasta excluir las cartas básicas del arquetipo en el testing (Glimmer of Genius y Harnessed Lightning), esto me permitió ver el valor útil individual del resto de las cartas que a veces no se aprecia al utilizar aceleradores o removals universales baratos; al incluir esos potenciadores, uno ya tiene más calculado lo que puede hacer el resto de las cartas y se amplían muchísimo las opciones al momento de jugar.
Jugar control da una ventaja interesante: puede ganar un juego que de otra forma se puede tornar desfavorable. Varios de mis oponentes cedieron inmediatamente al ver al dios escarabajo, aunque aún tenían posibilidades de ganarme: prefirieron ahorrar tiempo para utilizarlo en juegos 2 y 3, pero al ajustarme hacia una dinámica un poco más agresiva, lograba resolver pronto el match; por ejemplo: contra monored en el primer juego, hubiera tardado bastante en ganar y el mazo aún contaba con suficientes rayos para hacerme daño letal antes de que yo pudiera crear un ejército de zombis. Por lo que conceder es un arma de dos filos.